Deglución atípica, consecuencias en su oclusión

La gran mayoría de las maloclusiones que necesitan tratamiento de ortodoncia son de origen genético o hereditario. Aunque también existen factores ambientales, incluso determinados tics y/o hábitos, que pueden crear problemas en el desarrollo orofacial. Ocurre tanto a nivel dental como a nivel dentoesquelético. Los hábitos parafuncionales son un ejemplo de ello. 

Deglución atípica o infantil

Los hábitos parafuncionales son acciones involuntarias (generalmente inconscientes), repetitivas y duraderas, que con el tiempo, ejercen fuerzas perjudiciales. Las mismas alteran el equilibrio del sistema orofacial, para el correcto desarrollo dentoesquelético.

La deglución atípica o infantil es uno de los principales hábitos parafuncionales por lo que niños acuden a los ortodoncistas. La mayoría de los padres desconocen qué es y cómo solucionarlo.

En Smileline Clinic damos a conocer todo sobre este tema, y cómo solucionarlo

La deglución atípica o infantil consiste en la colocación inadecuada de la lengua al tragar cualquier alimento sólido o líquido, incluso la saliva. La lengua presiona contra o entre los incisivos durante la deglución, alterando así el equilibrio de las fuerzas orales.

Este desequilibrio de fuerzas provoca la mal posición dental y altera la estructura de sostén de los dientes afectados por estas fuerzas.

Otros patrones de deglución atípica también pueden ser contraer el mentón al tragar, la interposición del labio inferior o incluso apretar los labios contrayendo la musculatura perioral.

La deglución atípica es uno de los hábitos parafuncionales más frecuentes en los niños, y que incluso pueden ser persistentes en algunos adultos. 

Sabemos, que a los 5 años el 50% de los niños presentan deglución atípica, disminuyendo al 38% a los 8 años y a un 30% a los 14 años. En los adultos persiste en un 15% aproximadamente.

Evolución y fisiología de la deglución

A continuación describimos los tres patrones de deglución posibles: visceral, de transición y somática.

1) Deglución visceral: deglución desde el nacimiento hasta los seis meses de edad. Se caracteriza por el reflejo de la succión – deglución que permite la adaptación a la lactancia. Se coloca la lengua entre las encías permitiendo el correcto sellado de la cavidad bucal al deglutir y promoviendo el desarrollo de la musculatura. Es principalmente un acto reflejo.

2) Deglución transición: a los seis meses aparece una coordinación primitiva entre la deglución y respiración. Es a los dos años, cuando el bebé suele comenzar a ingerir alimentos sólidos con más frecuencias. En este momento se desarrolla la fase de deglución y se eliminan la mayoría de los actos reflejos. Entre los dos y seis años, la función masticatoria mejora, pasando a ser una deglución más consciente y voluntaria.

3) Deglución somática: en la deglución madura la masticación se produce con los molares posteriores y los labios cerrado. La lengua no ejerce presión sobre los dientes, sino que lo hace sobre las arrugas palatinas. La deglución somática es la que consideramos correcta. Es la deglución fisiológica que debe realizar el adulto en condiciones normales.

Consecuencias de la deglución atípica

La correcta posición de la lengua en las arrugas palatinas favorece el correcto desarrollo y ensanchamiento del maxilar superior. Cuando la lengua se coloca entre y/o contra los incisivos se desequilibran las resistencias compensatorias de las fuerzas musculares. Ello da lugar a la mal posición dental y a deformidades dental alveolares.

A continuación, describimos las principales molestias que aparecen cuando el paciente tiene deglución atípica:  

  • Los incisivos se inclinan hacia delante
  • El paladar no se desarrolla correctamente, ni tampoco permite el desarrollo de las arcadas pudiendo ocasionar apiñamiento o compresión maxilar
  • El crecimiento y función de la musculatura orofacial se altera
  • Problemas de lenguaje, dificultad para pronunciar fonemas como D, T, I, N, R y/o dislalias
  • Facilita la presencia de maloclusiones como mordida abierta o retrusión mandibular (clase II)

Tratamiento en Smileline Clinic para la deglución atípica

Para poder resolver la deglución atípica lo primero que se debe hacer es realizar un diagnóstico completo que incluya identificación del hábito parafuncional. Así se puede conocer su posible causa y las posibles alteraciones del sistema orofacial que haya podido causar.

Como ya hemos mencionado, la deglución atípica es de origen multifactorial y debemos tener en cuenta todos los posibles factores antes de conducir con un diagnóstico concreto.

El tratamiento de la deglución atípica es multidisciplinar e intervienen ortodoncista y logopeda. En casos de maloclusiones severas, o donde haya una alteración anatómica que no permita la correcta posición lingual también intervendrá un cirujano maxilofacial y el ortodoncista.

En Smileline Clinic, nos centraremos en corregir la posición de la lengua con unos ejercicios que debe hacer el paciente durante 7 – 10 días. Posteriormente, se corrige la maloclusión con aparatología ante los casos con mordida abierta y/o compresión del maxilar superior. De esta forma se podrá conseguir una correcta forma para tener una correcta función.

Te recomendamos que, a partir de los 6 años, lleves a sus hijos a su primera visita con el ortodoncista, ya que la detección precoz de la deglución atípica evitará numerosos problemas relacionados con el desarrollo anómalo de los maxilares.

Visto 6