Retenedores al final de la ortodoncia: uso y funciones

Tras finalizar un tratamiento de ortodoncia, en el cual se ha alineado y corregido la mal posición de dental; siempre colocamos un retenedor. En esta oportunidad, os explicamos el por qué.

Función de los retenedores

Tras el movimiento dental, nuestras piezas dentales necesitan el uso de una retención para conseguir estabilidad, debido a tres factores

  • En los tratamientos de ortodoncia la alineación se consigue gracias al movimiento dental a través del hueso. Así se generan nuevos vínculos de sujeción para mantener la nueva posición. Los tejidos periodontales necesitan tiempo para su reorganización tras la movilización ortodóncica. Gracias al proceso de retención conseguimos la estabilización de esta nueva organización
  • El crecimiento post tratamiento puede producir cambios que alteren los resultados del tratamiento de ortodoncia
  • Los dientes pueden quedar en una posición inherentemente inestable tras el tratamiento, con lo cual las tensiones de los tejidos blandos y las mismas fuerzas ejercidas durante la masticación producen una constante tendencia a la recidiva

Así, la fase de retención ortodóncica tiene como objetivo minimizar los movimientos dentales no deseados y mantener las correcciones obtenidas durante el tratamiento. Por lo tanto, podemos decir, que la retención forma parte integral del tratamiento de ortodoncia.

¿Son necesarios los retenedores?

Es una pregunta muy frecuente entre los pacientes. Cómo hemos dicho antes, se puede considerar la retención una fase más del tratamiento de ortodoncia. Ya sea únicamente retención fija, o combinación de retención fija y removible. Nos va a ayudar a consolidar los resultados obtenidos con el tratamiento de ortodoncia. Así, podemos decir que sí es necesario.

Tipos de retenedores

Diferenciamos dos grandes grupos:

  • Retenedores de ortodoncia fijos: garantizan una acción pasiva constante, y no depende de la cooperación del paciente
  • Retenedores de ortodoncia removibles: realizan acción pasiva intermitente, dependen de la cooperación del paciente. Se suelen usar durante las noches

La Dra. Serra – Serrat y la Dra. Damborenea recomiendan a cada paciente qué es mejor para él teniendo en cuenta las características del caso y las circunstancias de cada paciente.

En la gran mayoría de casos; se coloca la retención fija tanto superior como inferior; además de un retenedor removible tipo Essix. Mediante esta doble retención, y acudiendo periódicamente a las citas de retención, conseguimos mantener los dientes en la posición deseada.

Retenedores fijos

Consiste en un hilo metálico que va cementado de forma fija en la parte interior de canino a canino, tanto superior como inferior.

En Smileline Clinic adaptamos un alambre trenzado de acero inoxidable o de oro; de 17,5 milésimas de mm de diámetro a los dientes del paciente. Se realiza de forma totalmente individualizada para que se adapte a la anatomía de los dientes. Luego procedemos a cementarla con composite

Es prácticamente imperceptible por los demás. Su mayor ventaja es que no necesitamos la colaboración del paciente, ya que ejercen su función de forma constante.

Mientras que su mayor desventaja, es que, como la ortodoncia fija, favorecen la acumulación de placa. Por ello el paciente deberá tener una higiene muy escrupulosa; además de hacer las revisiones de retención anualmente, tal y como recomendamos en Smileline Clinic.

Fig. 1 – Retención fija superior cementada de canino a canino colocada al finalizar el tratamiento de ortodocnia

Retenedores removibles

Son de quita y pon, por lo que el éxito depende totalmente de la cooperación del paciente. Existen varios tipos, y se diferencian principalmente por el material con el que están fabricados.

En Smileline Clinic, recomendamos los alineadores termoplásticos, tipo Essix o Vivera. Están formados por una plancha plástica y tienen gran aceptación de los pacientes por sus ventajas estéticas. Sin embargo, están contraindicados en casos que necesite asentamiento de la oclusión.

Los retenedores tipo Essix, también se recomiendan en pacientes con ausencias. Es decir, que están a la espera de colocarse un implante o póntico. De esta manera se puede mantener el espacio necesario hasta el momento de rehabilitar estas piezas.

Por otra parte, en pacientes que aprietan en momentos determinados, y no de forma habitual, nos ayudan a prevenir los desgastes. Aunque no podemos confundir los retenedores termoplásticos con las férulas de descarga.

La férula de descarga no se considera un retenedor en sí, pero entre otras cosas, cumple también esta función. Está indicada en pacientes bruxistas, con grandes rehabilitaciones o falta de soporte dental.

Es importante señalar, que los retenedores tipo essix, tienen una vida menor que la de las férulas de descarga. Esta dependerá de cuánto apriete el paciente y del cuidado de ésta.

¿Cómo cuidar sus retenedores?

En el caso de la retención fija, además del cepillado, nos podemos ayudar de complementos que limpien los huecos entre el alambre y retención.

En Smileline Clinic, te enseñamos a usar los siguientes métodos para facilitarte la limpieza de la retención fija el mismo día que la cementamos

  • Hilo interdental: hilo dental con punta rígida que permite introducir el hilo dental entre el alambre y dientes
  • Cepillos interproximales: cepillo angulado de pequeño tamaño que permite llegar a rincones menos accesibles
  • Irrigador: chorro de agua a presión que elimina eficazmente la suciedad especialmente en las zonas interdentales

Mientras que los retenedores removibles, hay que limpiarlos todas las mañanas; con jabón neutro, un cepillo y agua fría (al ser termoplástico, el agua caliente podría llegar a deformarlo). Es importante guardar siempre secos los retenedores para evitar el acúmulo de bacterias en entornos de humedad. Por otra parte, una vez a la semana se puede usar una pastilla especial para este tipo de aparatos, que diluiremos en agua.

En este vídeo resumen le mostramos otros consejos de utilidad para el uso de los retenedores removibles en su día a día 

Vídeo 1 – Consejos para garantizar que los retenedores removibles sean más duraderos

¿Qué puedo comer con la retención fija?

Debemos tener cuidado no solo con algunos alimentos, sino con la acción de morder y estirar con los dientes que están ferulizados. Se deben evitar los alimentos duros y pegajosos.

¿Cuándo tengo que venir para ver si la retención está bien?

En Smileline Clinic, visitamos a nuestros pacientes en fase de retención a los tres meses tras acabar la ortodoncia, luego a los seis meses y por último una vez al año. Estas visitas de retención son importantes para controlar el estado de la retención y evitar que se descemente.

Si usa retenedores removibles no olvide traerlos a la consulta siempre que vengas a sus citas de retención.

Visto 60